23 August 2006

destino

Todos hacemos cosas movidos por algo, y esperando algo a cambio, siempre, de manera consciente o inconsciente, esperamos recibir una compensación por nuestros actos. Pero cada acto realizado por nosotros busca diferentes formas de pago, a veces esperamos recibir un bien material, otras tantas solo esperamos recibir la satisfacción de saber que hicimos algo bueno. Y de acuerdo a lo que esperamos es la cantidad que se nos devuelve, y cabe decir que a veces nos quedamos con las manos vacias o con algo totalmente diferente a lo que queriamos.

Está de más aclarar que cuando buscamos cosas materiales como respuesta a los actos que hacemos, y no hablo de relaciones laborales, sino a actos meramente afectivos, podemos recibir como respuesta un simple balde de agua fría, que muchas veces nos sirve para darnos cuenta que hemos errado el rumbo. Por el contrario, cuando esperamos solo ser beneficiados con la satisfacción simple del dar porque asi nos nace, podemos recibir más de lo que esperamos... satisfacción, una sonrisa... y a veces hasta una gran amistad.

Creo que todos estos actos van forjando nuestro destino, el cual no existe como algo predispuesto, sino solo como algo sugerido que va cambiando dia con dia, acto con acto y entrega con entrega. Porque es bueno entender que debemos hacer las cosas porque asi queremos hacerlas, y debemos amar a las personas porque queremos amarlarlas, y asi, de esta forma ser responsables de los actos que éstas desaten, y ese es nuestro destino. El asumir la reacción de cada una de nuestras acciones.

Yo sé cual es mi futuro inmediato por los actos que he llevado a cabo, algunos ya me presentaron la factura, algunos otros solo van acumulando el precio que deberé pagar más adelante, pero es justo pagar cuando se nos cobre y no tratar de huir, porque la vida es un cobrador que siempre sabe en que sitio estamos, y tarde que temprano nos hará pagar... solo que a veces los intereses por demora son muy grandes...

2 comments:

MariKato said...

Pues de las formas de pago prefiero en cash, ja, ja, ja, que en cheque no me fío, transferencia bancaria tampoco, y en préstamos aaaaaaaaains, no no no. Y tarjetitas solo Amex ja ja ja, my God!!!

Besos Lhuis!!!!

Cecilia said...

Lhuis es muy lindo lo que escribiste y también muy cierto, coincido en mucho con vos.
El tema de dar y esperar recibir algo a cambio trae muchas desilusiones,la experiencia nos dice que no debemos esperar nunca nada a cambio.
Lo bueno es cuando damos sin esperar y nos sorprenden con un buen gesto como vos decís, pero cuando damos y damos y nunca recibimos entonces nos sentimos mal y eso no es bueno.
En la vida todo, pero todo,por algún lado vuelve... asique mejor demos sin esperar sabiendo que cada uno cosecha lo que siembra!